Amantes del cine venezolano | Diego Ricol Freyre

Como amantes del cine, siempre estamos en la búsqueda de innovación en películas, tramas que cuenten una historia que  nos haga suspirar, reír, llorar o enamorarnos, lo más resaltante en una película ese impacto que tenga sobre los espectadores y el sentimiento que la misma nos deja, de esta manera se genera el interés por volver a ver las películas una y otra vez sin cansarnos e incluso llegar a los reconocimientos internacionales.

El cine Venezolano ha tenido un desarrollo que se puede catalogar como lento, sin embrago ha tenido películas memorables que han llevado sus alas al extranjero y marcar nuestros corazones con historias tanto de la vida real como de la ciencia ficción que pueden muy bien competir con las grandes pantallas del cine. Tal es el caso de películas galardonadas con premios de academias y festivales de cine internacional, entre ellas podemos mencionar a:

Punto y raya, película del 2004 dirigida por Elia Schneider y protagonizada por Edgar Ramírez, la cual recibe un premio especial por el jurado del Festival Internacional de cine de California, así como  en el Festival de Cine Iberoamericano de Santa Cruz, en Bolivia por mejor guion

Azul y no tan rosa del director Miguel Ferrari del 2012, galardonada película que aborda el tema LGBTI, recibiendo el primer premio Goya como película venezolana

Papita, maní y tostón del director Luis Carlos Huek, estrenada en el 2014, una divertida comedia acerca del fanatismo beisbolero venezolano, es considerada la película más taquillera de todas, así lo catalogó el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía.

La casa del fin de los tiempos, de Alejandro Hidalgo (2013) una película de suspenso y misterio aclamada por la crítica internacional, es el más visto y distribuido en diversos países y ganador de múltiples premios tales como mejor director y mejor película en el Screamfest de Hollywood. Además, la gran pantalla cinematográfica anunció en 2015 hacer una adaptación por el reconocido director James Wang, director de las películas: Annabelle, el Conjuro y Cuando las luces se apagan.

Para 2017 hubo varias producciones que han llamado la atención nuevamente de la crítica extranjera del cine, una de ellas es El Amparo, del director Robert Calzadilla,  la cual cuenta ya con varios galardones de festivales internacionales y representará a Sudamérica en los premios Goya del 2018

Es de esta forma que el cine Venezolano ha tenido un gran auge en reconocimientos internacionales, ganando apoyo técnico y en recursos para seguir elaborando películas y la mirada curiosa y agraciada de directores y festivales de gran renombre, por lo que es un gran momento para expandirse y ganarse el  mérito de estas grandes películas y por supuesto del talento humano detrás de ellas.

Ver fuente

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 2 =